CÓMO EMPEZÓ TODO

¿Quién no tiene una madre, una abuela, una tía… que sepa coser y le haga “vestidinos” para sus niñas o para las muñecas de éstas, unos baberos, un saco para el capazo o para la silla de paseo, un cojín o unas cortinas…? Pues yo, yo no tengo. Antes, era mi madre la que me hacía estas cosas, pero por desgracia ya no está.

Justo hace un año, embarazada de mi segunda hija, empecé a leer muchas blogs de chicas que hacían maravillas de modelitos para sus niños, poco a poco os iré hablando de ellas. Y a mí se me caía la “baba” viendo lo que eran capaces de hacer. Yo siempre quise aprender a coser, pero primero porque tenía quien lo hiciera por mí, y después por falta de tiempo nunca aprendí. Así, que nadie se equivoque, este no es el blog de una experta en costura, sino todo lo contrario, soy autodidacta y a veces me da mucha vergüenza cuando alguien mira minuciosamente lo que he hecho.
Como ésta, era la vieja Singer de mi abuela, o ¿era de mi bisabuela?.

Volviendo a hace un año, quise reparar la vieja ALFA Superautomática de mi madre, pero en la casa me dijeron que era un modelo de más de 30 años y ya no había discos de repuesto, mi gozo en un pozo…, entonces me decidí, aunque no tenía ni idea de coser a máquina, a comprarme una nueva. Compré una máquina de coser sencillita, porque no sabía cuánto tiempo me iba a durar mi nuevo hobby, y si llegaría a saber utilizarla. Y sinceramente, ¡ya no puedo vivir sin ella! .